Batalla de Poitiers (1356).

Ocurrió el 19 de septiembre de 1.356, enfrentó a Inglaterra (6.000 efectivos) y Francia (10.000 efectivos) y fue una victoria inglesa en el marco de la guerra de los Cien Años.

Las cheveauchées o cabalgadas

Los ingleses aprovecharon la debilidad de los franceses para atacarlos. Emplearon la técnica conocida como las chevauchées (cabalgadas), un tipo de incursión realizada por fuerzas a caballo, que castigaba especialmente a la población civil. Los ingleses desembarcaban, se internaban en los campos de la Francia septentrional, incendiaban las cosechas, mataban a los hombres de las aldeas y luego retrocedían rápidamente hacia sus bases en la costa, dejando a la población a merced del hambre y las enfermedades.

Los ejércitos franceses, más pesados, lentos, torpes y difíciles de maniobrar, no podían ofrecer una resistencia adecuada a esta especie de “guerra relámpago” de la Edad Media, que había sido empleadas previamente por los musulmanes en la península Ibérica con el nombre de aceifas, y por los reinos cristianos como cabalgadas.

Esta estrategia inglesa estaba orientada a poner a la población francesa en contra de su propia corona más que a lograr resultados militares directos. Los campesinos, al no sentirse protegidos de las chevauchées, poco a poco gravitaban hacia los señores feudales locales solicitando ayuda, y esto dividía y sembraba el caos en las fuerzas francesas, que necesitaban una gran cohesión y sentido nacional, especialmente para que la gente entregara a sus varones jóvenes en las frecuentes levas o reclutamientos, que se hacían imprescindibles. Empleaban para este tipo de acciones los caballos ligeros o hobbies o hobins.

Arqueros ingleses durante una chevauchée o cabalgada en Francia. Autor Peter Dannis para Osprey

Cheveauchée de Eduardo III de 1346

Tras la llegada de los inglese a Calais tras la batalla de Crecy en 1346, Eduardo III de Inglaterra decidió lanzar varias cheveauchées o cabalgadas hacia el interior de Francia pues notaba la debilidad francesa. El príncipe de Gales llevó su fuerza montada hasta el Artois, mientras Enrique de Grosmont primer duque de Lancaster, quemó Fauquembergues hasta sus cimientos.

Poco después, Eduardo III decidió liderar una gran cabalgada con todo su ejército hasta el corazón de Francia desde Calais a comienzos de septiembre. Devastó grandes zonas de Normandía, Vexin, Beauvais, Vimeu, Ponthieu, Boulogne y de nuevo a Calais. Aunque la moral estaba alta, sus fuerzas estaban tan agotadas como las francesas. Se acordó una tregua entre ingleses y franceses en ese mismo mes, lo que desagradó a parte de su ejército, deseoso de obtener más botín.

La gran chevauchée de Eduardo III 1346, durante la cual devastó grandes zonas de Normandía, el Vexin, de Beauvais, el Vimeu, el Ponthieu, el Boulogne y Calais. Autor Peter Dennis.

Entre 1347 y 1355 las dificultades económicas y la propagación de la Peste Negra disminuyeron mucho la tensión de la guerra. Sin embargo, Eduardo III culminó sus victorias derrotando a una flota castellana en Winchelsea (1350),  respuesta a la inclinación francófila adoptada por Castilla a finales del reinado de Alfonso XI.

En 1.350 murió Felipe VI dejando a Francia derrotada y sumida en una profunda crisis interna. Político mediocre y exaltado defensor de la caballería, Juan II el Bueno (1350-1364) no era la persona adecuada para resolver la gran crisis militar, política, económica y demográfica que padecía Francia, aunque al principio tomó decisiones prometedoras, como la reforma del ejército y la fundación de la Orden de la Estrella (1.351).

Mapa de Francia con las cevauchees o cavalgadas inglesas, así como las principales batallas entre 1.339 y 1.360

Mapa de Francia con las cevauchees o cavalgadas inglesas, así como las principales batallas entre 1.339 y 1.360

Cheveauchée del Príncipe Negro 1.355

La chevauchée por el Príncipe Negro en el otoño de 1.355 fue uno de los más destructivos en la historia de la guerra inglesa.

Partiendo de Burdeos, el Príncipe Negro viajó al sur en tierras controladas por Juan I, conde de Armagnac con Toulouse como el objetivo final aparente. Disponía de una fuerza anglo-gascona de 5.000 efectivos. Devastó las tierras de Armagnac y también el Condado de Foix antes de girar hacia el este a Languedoc.

El conde de Armagnac reforzó sus fortalezas en lugar de dedicarse a atacar a Eduardo. Los residentes de Toulouse estaban preparados para un asedio cuando se acercó, pero el Príncipe Negro no estaba equipado con material de asedio y bordeó la ciudad, cruzando dos ríos al sur que los franceses habían dejado sin vigilancia, pensado que estaban intransitables.

Caballeros ingleses en una chevauchée o cabalgada en Francia. Autor Mariusz Kozik

Eduardo continuó hacia el sur, saqueando y quemando y causando el caos. Mientras las fuerzas de Armagnac permanecían en Toulouse, Eduardo dio media a través de los dos ríos sin ser acosado. Sólo después de que fuera evidente que Eduardo se alejaba, Armagnac comenzó a hostigar al inglés.

Después de la campaña, Armagnac fue reprendido por Jaime I, conde de La Marche, condestable de Francia y perdió gran favor con el pueblo de Toulouse para su cobardía y falta de liderazgo.

El resultado de esta chevauchée fue que la importante ciudad de Toulouse se dio cuenta de que solo podían contar con sus propias fuerzas para protegerse. Transformándose en militarmente autosuficiente.

A diferencia de las grandes ciudades como Toulouse, las aldeas rurales francesas no se habían construido u organizado para proporcionar una defensa. Estos pequeños pueblos que carecían de fortificaciones, eran objetivos mucho más atractivas a los miembros de una chevauchée.

En ausencia de murallas, los habitantes se refugiaban en un edificio fuerte, a menudo una iglesia de piedra, en la que defenderse. Rodeaban el edificio con zanjas y se abastecían de piedras y ballestas. Incluso con estas medidas, los campesinos no tenían muchas posibilidades contra los guerreros profesionales de una cheveauchée.

Los aldeanos no eran capaces de pagar un rescate, por lo que no merecía la pena tomarles como rehenes. Lo normal es que si se rendían, les saqueaban las pertenencias que tenían de valor y les dejaban con vida. Por lo tanto no es de extrañar que los pueblos campesinos opusieran una exigua resistencia.

Cheveauchée del Príncipe Negro 1.356

Este año el rey Eduardo III estaba ultimando los problemas con Escocia, y dado la debilidad mostrada por los franceses el año anterior, decidió realizar dos chevauchée o cabalgadas, una dirigida por el duque de Lancaster en el norte de Francia, desde la ciudad de Cherburgo donde desembarcó las fuerzas hacia el sur y otra desde Burdeos hacia el norte mandada por El Príncipe Negro,  que tenía 26 años de edad, y había tenido éxito en la campaña del año anterior. Ambas fuerzas debían reunirse en la ciudad de Tours. Ambas operaciones comenzaron el mes de agosto, con las cosechas recogidas.

El nuevo rey de Francia, Juan I, dirigió primero con su  ejército contra Lancaster, obligándole  a retirarse hacia la costa. Ni siquiera fue capaz de alcanzar río Loira. Después se dirigió a marchas forzadas al encuentro del Príncipe Negro.

Campaña de Poitiers, cavalgada o cheveauchée antes de la batalla en 1.356

Campaña de Poitiers, cavalgada o cheveauchée antes de la batalla en 1.356

El príncipe Eduardo reunió sus fuerzas en Bergerac, en el río Dordogne. Dejando una parte de sus fuerzas para defender la Gascuña, partió hacia el centro de Francia el 4 de agosto de 1.356. Una semana después penetraba en el Limousin, destrozando todo lo que encontraba a su paso. Se cubrió 150 kms en 10 días sin apenas encontrar resistencia.

Caballería francesa 1337-60: 1 Delfin Carlos lleva cota de malla con placas en brazos y piernas, y yelmo de bacinete; 2 Escudero del sur lleva cota de malla, y placas en las piernas, yelmo cilíndrico con visor.; 3 Caballero del Defín, lleva cota de malla y yelmo tipo bacinete. Autor Angus Mcbride

Caballería francesa 1337-60: 1 Delfin Carlos lleva cota de malla con placas en brazos y piernas, y yelmo de tipo bacinete; 2 Escudero del sur lleva cota de malla, y placas en las piernas, yelmo cilíndrico con visor.; 3 Caballero del Defín, lleva cota de malla y yelmo tipo bacinete sin visor y cubierto por una funda. Autor Angus Mcbride

La marcha por la región de Berry fue más difícil, debido a la resistencia de la población, que sin embargo no fue demasiado efectiva. Llegando a Chateauroux, Eduardo decidió dirigirse a Bourges para encontrarse con el conde de Poitiers, pero éste sólo envió una expedición de saqueo, sin dirigirla él personalmente, que no pudo tomar la ciudad, defendida por el arzobispo y dos caballeros del rey de Francia. Lo mismo le sucedió al ejército principal inglés al llegar a Issodoun, que resistió el ataque general de Eduardo.

A finales de agosto, en La Ferté, Eduardo descubrió que Juan II había movilizado un gran ejército para derrotarle y puso rumbo hacia Vierzon, mientras Juan esperaba poder atacarle en Orleans. Lancaster, por su parte, fue incapaz de poder cruzar el Loire y fue empujado por Juan II hacia la costa.

Tropas gasconas de bajo el mando de Juan de Grailly conocido como Captal de Buch, saquean la ciudad fortificada de Vierzon después de tomarla durante una chevauchée. Autor Graham Turner para Osprey

Juan II puso fin a su campaña en Normandía y se reunió con sus nobles en París el 28 de agosto, mientras reunía a su ejército. No partió de Chartres hasta el 8 de septiembre. Eduardo, por su parte, creía que Lancaster estaba a punto de unir sus fuerzas con las suyas, y, tal vez confiado en este hecho, asaltó Romorantin, fallidamente, perdiendo un tiempo vital, se dirigió a Tours al encuentro de Lancaster.

Batalla de Poitiers 1356 movimientos previos

Cuando se encontraba en Montioux, se entera de que fuerzas francesas le persiguen, continuando su marcha hacía Tours.

Batalla de Poitiers 1.356. Movimientos previos a la batalla

1.-   Eduardo inicia la marcha hacia el sur desde Montioux, siendo perseguido por las fuerzas francesas.

2.- El príncipe negro se entera de que las fuerzas francesas le están persiguiendo, se entrevista por primera vez con el cardenal Perigord.

3.- 12 septiembre: las tropas francesas al mando del Delfín llegan a Tours, con él viene un contingente de fuerzas escocesas mandadas por sir Willian Douglas y se dirigen a Loches.

4.-  Las tropas reales al mando de Juan II desde Amboisé se dirigen a Loches.

5.-  13 septiembre: exploradores ingleses buscan el ejército francés.

6.-  El ejército inglés llega a La Haye.

7.-   Las fuerzas de Juan II y del Delfín se reúnen en Loches. 8.-

8.-   Refuerzos franceses llegan a Saumur procedentes de las fuerzas que habían rechazado al duque de Lancaster en Les Ponts de-Çe.

9.-  14 septiembre: Juan II llega a La Haye.

10.- 14 septiembre: Eduardo espera a Lancaster en Châtellerault durante tres días.

11.-  Refuerzos franceses procedentes de Saumur que habían rechazado a las fuerzas de Lancaster, se unen al rey.

12.-  15 septiembre: Juan II llega a Chauvigny.

13.-  16 septiembre: Eduardo decide ofrecer batalla cuando el ejército francés cruce el río Vienne en Chauvigny.

14.-  17 septiembre: El ejército francés se desvía al oeste y cruza la línea inglesa.

15.-  17 septiembre: El ejército inglés marcha hacia el sur.

16.-  17 septiembre: El ejército inglés prosigue su marcha hacia Poitiers, sabedor de que los franceses les siguen.

17.-  17 septiembre: ataque gascón contra la retaguardia francesa.

18.-  17 septiembre: El ejército inglés acampa. Segundo intento de mediar una paz por el Cardenal de Perigord, el rey de Francia exigió la rendición incondicional, que fue rechazada, consiguiendo un día para descansar y  preparar la defensa.

19.-  18 septiembre: El ejército francés se prepara para la batalla.

Despliegue inicial

Recordando la batalla de Créçy, en la que participó con 16 años de edad, el Príncipe Negro repitió el mismo esquema táctico. Adoptó una fuerte posición defensiva, protegida por obstáculos naturales aprovechando los setos y reforzada con obstáculos artificiales como zanjas y estacas.

Su espalda estaba cubierta por un bosque para evitar ser atacada por retaguardia. Los carromatos con un gran botín permanecieron a lo largo del viejo camino romano, la ruta principal de Poitiers a Burdeos, asegurando la protección sobre su débil lado derecho.

Las fuerzas inglesas se componían de unos 4.000 arqueros, 2.000 hombres de armas y unos 1.500 infantes gascones, las dividió en tres divisiones o batallas más una pequeña reserva de caballería, cada división colocaba la infantería en el centro y los arqueros en oblicuo en los flancos.

  • La división de la izquierda estaba mandada por el por el conde de Warwick junto con las fuerzas del conde de Oxford.
  • La del centro estaba mandada por el propio Príncipe Negro.
  • La de la derecha estaba mandada por el conde de Salisbury junto con fuerzas del conde de Suffolk.
  • A retaguardia escondida en el bosque, dejó 200 caballeros mandados por Jean de Grailly.

Batalla de Poitiers 1356 despliegue de fuerzas según un grabado antiguo

Los mariscales Audrehem y Clermont aconsejaron al rey francés de no atacar, sino rodear a los ingleses y hacerlos morir de hambre, pero decidió atacar, el escoces sir Wilians Douglas que era un veterano de las guerras Anglo-escocesas, le aconsejó realizar el ataque con los caballeros desmontados como infantería, llevar a cabo el ataque deberían recortar sus lanzas en 1,5 metros y quitarse las espuelas. Finalmente el rey francés decidió  dividir sus fuerzas en una vanguardia y tres divisiones o batallas.

  • La vanguardia formada por dos unidades con 300 caballeros de élite, apoyados por piqueros y ballesteros, estaban mandados una por Cleamont que se dirigirá contra la división del conde de Salisbury, y la otra mandada por Audrehem que se dirigirá contra la división de Warwick.
  • La primera división o batalla estaba mandada por el Delfín que tenía 19 años, con él se encontraban sus dos hermanos Luis de 17 y juan de 16 años, con una fuerza de unos 2.000 hombres de armas y 2.000 infantes ligeros, incluidos arqueros y ballesteros.
  • La segunda división estaba mandada por el duque de Orléans, hermano del rey Juan, con una fuerza de unos 1.000 hombres de armas y 2.000 infantes varios.
  • La tercera división estaba mandada por el propio rey Juan II, con 3.000 hombres de armas y 3.000 infantes varios.

Batalla de Poitiers 1356.Despliegue de fuerzas. Fuente Department of History, United States Military Academy

La batalla

Al comienzo de la batalla los franceses descubren movimientos en las fuerzas inglesas e interpretan que están huyendo, lo que precipita la carga de la vanguardia, sin esperar al resto de las fuerzas.

Audrehem ataca a Warwick y Clermont a Salisbury. Los arqueros ingleses estaban esperando esto, algunos se encontraban detrás de un seto, por lo que rápidamente descargan una lluvia de flecha, especialmente contra los caballos, cuya protección era muy débil, con resultados devastadores.

La línea francesa pierde su cohesión. Warwick se defiende, y logra detener el ataque, capturado a Audrehem en las orillas del Moisson. En el otro lado del ataque, los arqueros ingleses arrasan a los franceses, muriendo Clermont. Siendo abortado este ataque antes de que llegara la primera división.

Batalla de Poitiers 1356. Arqueros ingleses disparando detrás de un espeso seto a la caballería francesa. Autor Graham Turner para Osprey

La división del Delfín prosiguió su ataque, y se topó con las fuerzas de la vanguardia en plena retirada, lo que le hizo perder cohesión. Llegaron a las líneas inglesas que los recibieron con una lluvia de flechas, los caballeros mejor protegidos iban en vanguardia, consiguieron llegar a las líneas inglesas, consiguiendo perforara las líneas inglesas en algunos puntos, pero fueron rechazados por fuerzas de la división del centro del Príncipe Negro, se retiraron con grandes pérdidas.

La siguiente oleada, la del duque de Orléans, atacó pero también tuvo que retirarse.

Finalmente, el rey de Francia decidió tomar el mando él mismo y ordenó que la retaguardia trajera nuevos caballos para proseguir la lucha. Mientras los arqueros ingleses se habían quedado sin flechas y recorrían el campo de batalla buscando más, el Príncipe de Gales también ordenó el reemplazo de sus animales.

Batalla de Poitiers 1356 . Autor Eugene de la Croix

Ambas fuerzas estaban igualadas en número, pero los franceses que cargaron en esta última refriega estaban descansados, se entabló una terrible batalla en todo el frente, y el resultado era incierto. Viendo Eduardo que enfrentaba a las últimas reservas Francesas, decidió tomar la ofensiva, enviando a Jean de Grailly (Captal de Buch), su más leal vasallo Gascón, con la fuerza de 300 caballeros que estaba escondida en el bosque para envolver a los franceses y atacarlos por el flanco y por la retaguardia.

Batalla de Poitiers 1356 el rey de Francia rodeado. Autor Gravure Rossignol

El ataque por sorpresa causó un pánico absolutamente injustificado por lo escaso de sus fuerzas. Gran parte de las fuerzas francesas huyeron despavoridos del campo de batalla,  dejando al rey Juan y a su hijo Felipe con un grupo de sus seguidores abandonados en la batalla, siendo capturados con su estandarte u Oriflame, junto a muchos de los más grandes señores de Francia.

Batalla de Poitiers 1356. Caballeros ingleses y gascones cerca del rey Juan de Francia y su hijo Felipe que son forzados a rendirse y se hacen con la Oriflame o estandarte de guerra. Autor Graham Turner

Batalla de Poitiers 1356. El rey Juan de Francia y su hijo Felipe se rinden a las fuerzas inglesas.

Después de 7 horas de lucha, finamente los ingleses obtuvieron la victoria. Las pérdidas Francesas fueron de unos 2,500 hombres, mientras que las inglesas fueron mucho menores, aunque desconocidas en número.

Secuelas

La derrota no es sólo una catástrofe militar, sino una hecatombe económica. Francia tiene que pagar los rescates de los prisioneros, que se elevan a dos años del presupuesto nacional. El rey Juan, incapaz de pagar, morirá prisionero en Inglaterra.

El Delfín, enfermizo y desprestigiado en Poitiers, tuvo que enfrentarse entre octubre de 1356 y mediados de 1358 a una crisis abiertamente revolucionaria que puso a prueba la estabilidad de la monarquía francesa.

Al control del gobierno real por los Estados Generales de Languedoïl y Languedoc (1356 y 1357), los estragos causados por las bandas descontroladas de “routiers” y la liberación y las maniobras de Carlos II de Navarra, se sumaron la insurrección de los burgueses de París encabezados por el preboste (funcionario público) de mercaderes Etienne Marcel y el estallido en el noreste de la revuelta campesina de la Jacquerie.

La victoria final del hábil Delfín se debió a que se enfrentaba a “fuerzas y poderes locales reflejo del regionalismo de Francia” con intereses totalmente diferentes. Superadas estas conmociones internas, el agotamiento de ambas partes condujo a losacuerdos de Brétigny-Calais (octubre de 1360): Eduardo III renunció a sus pretensiones al trono de Francia a cambio de extensos territorios

Fuente: arrecaballo.es/edad-media

¡Gracias por leerme!

boton-home

Anuncios